Corneja, Corvus corone, un ave con gran capacidad de adaptación

Corneja, corvus corone
Bernard DUPONT/CC BY-SA 2.0

La corneja es un ave conocida por su nombre científico como Corvus corone y popularmente es también llamada corneja negra. Pertenece a la familia Corvidae y a la especie de aves paseriforme. Este peculiar pájaro se adapta a ambientes muy diversos y se les ha observado algunos comportamientos (como acrobacias o juguetear con objetos) que realizan solo por diversión, lo que es indicativo de su gran inteligencia.

¿Cómo es la corneja?

Estas aves miden entre 45 y 47 cm con una envergadura de 70 cm y un peso aproximado de 500 gramos. Su cabeza es aplanada y ancha con un pico fuerte, ligeramente curvado desde la mitad de su longitud, patas y pies cortos y fuertes, alas no muy largas y un plumaje muy abundante.

No existen diferencias apreciables entre ambos sexos aunque los machos suelen ser más grandes. La corneja a veces se confunde con el cuervo grande, pero es de menor tamaño y tiene una cola más cuadrada.

Sus colores

Todo su cuerpo es de color negro brillante con reflejos verdes, morados o azules, dependiendo del reflejo de la luz solar. También sus ojos son oscuros y el pico de color negro por lo que su cara no se destaca del cuerpo. Los más jóvenes no son tan brillantes y tienen algunos reflejos marrones.

Sonidos y comunicación

Se trata de un ave que emite sonidos ásperos y fuertes que se pueden escuchar a gran distancia. Estas vocalizaciones y llamados se escuchan durante todo el año. Tienen diferentes formas de comunicación, ya que las notas pueden variar según sea el caso: llamados a la hembra, alertas de peligro, disputas territoriales, etc.

¿Dónde vive la corneja?

Distribución de la corneja

Corvus corone tiene dos subespecies; Corvus corone corone que habita en muchos países de Europa: Suiza, Francia, Gran Bretaña, Dinamarca, en el este de Alemania, al sur de Austria, norte de Italia y en la península ibérica. También al norte de África: Egipto, Argelia, Libia, Marruecos y Túnez. En la península ibérica es uno de los córvidos más abundantes, sobre todo en el norte y mucho más escaso en la zona mediterránea.

La otra subespecie es Corvus corone cornix, la cual está presente al oeste de Asia y centro de Europa. Estos son negros también, pero con el dorso, el pecho y la parte inferior color gris. Algunos países son áreas de contacto entre las dos subespecies: Austria, Hungría y Suiza, entre otros. En estas zonas se producen los híbridos que presentan plumajes variables y son menos fértiles que las formas puras.

La corneja es muy adaptable a cualquier tipo de hábitat, aunque prefieren espacios abiertos donde no exista mucha densidad de árboles. Estas aves son comunes en tierras de cultivo o huertos, ciudades, páramos, olivares, campiñas y bosques abiertos.

Son frecuentes entre los 500 y 1.000 metros sobre el nivel del mar, pero pueden llegar a estar hasta los 2.000 m.

Qué comen las cornejas

Son aves omnívoras. Se alimentan principalmente de caracoles, gusanos, larvas, semillas o granos, huevos de otras especies, pequeñas frutas, etc. También es posible verlas comiendo carroña o en los vertederos de basura. Come en el suelo, es usual verlas caminando en busca de alimentos.

Reproducción

Las parejas se forman a finales de invierno y la etapa de reproducción es de marzo a julio. Hace sus nidos con palos y hojas secas en arbustos o árboles como sauces, robles, pinos, encinas, etc., también pueden nidificar en cornisas o estructuras del tendido eléctrico.

La hembra pone de 4-6 huevos de tonalidad verduzca con manchas, que serán empollados durante 20 días. Transcurrido este tiempo, ambos padres alimentarán a los polluelos hasta que sean independientes. Después que pasa un mes y una semana las crías abandonan el nido, pero permanecen juntos como grupo familiar hasta la próxima época de emparejamiento.

Costumbres de Corvus corone

La corneja es un ave gregaria, se puede ver en bandadas en campos y lugares recién cosechados. También es posible encontrarlas en grupos pequeños o en parejas. Este pájaro se adapta a la presencia humana aunque no tanto como otras especies de córvidos. Suelen permanecer cerca de los lugares de cría y en invierno no migra muy lejos.

Duermen en sitios fijos que escogen en las ramas altas de los árboles. En época de invierno pueden tener dormideros comunales, sobre todo los más jóvenes por ser más sensibles a las bajas temperaturas. Su densidad poblacional varía según sea el hábitat. En España son muy abundantes en campiñas, pinares y pastizales arbolados.

Este animal tiene gran inteligencia, se han observado realizando acrobacias y algunos juegos solo por diversión, por ejemplo, soltar objetos mientras vuelan y recuperarlos en el suelo o antes de que lleguen a él, colgarse boca debajo de las ramas o persecuciones entre ellos a modo de jugueteo, sobre todo entre los más jóvenes.

Amenazas de Corvus corone

La principal amenaza de estas aves son los seres humanos, que suelen romper los nidos que se encuentran a su alcance y disparar a aquellos que están a más altura, ya que consideran a la Corvus corone una amenaza a sus cultivos. Actualmente está considerada una especie de preocupación menor según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Literatura consultada

  • – Canestrar,B. (2015).
  • – Blasco, J., Heinze, G. 345 Corvus corone (Passeriformes, Corvidae).
  • – Palestrini, C. (1996).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *