Aves elefantes, las más grandes del mundo

Aves elefantes, ficha informativa
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

Las aves elefantes son un conjunto de aves extintas nativas de la isla de Madagascar. Al igual que las mayores aves que existen en la actualidad (avestruces, casuarios, emú y ñandú), las aves elefantes eran aves no voladoras de gran tamaño y de hábitos herbívoros.

Las aves elefantes se agrupan dentro de la familia Aepyornithidae del orden Struthioniformes y dentro del superorden Paleognathae. Están representadas por al menos tres géneros donde se encuentran las especies de aves más pesadas y robustas que vivieron, y junto con los Moas neozelandeses fueron las aves de mayor talla que hayan existido en la tierra.

Los descubrimientos de huesos y cáscaras de huevos por naturalistas a mediados del siglo XIX, despertaron gran desconcierto y curiosidad sobre estas enormes aves. Al ser aves extintas, que no fueron estudiadas con rigurosidad científica cuando vivían, son muchas las interrogantes que surgieron sobre su diversidad e identidad taxonómica a partir de los restos óseos existentes.

Muchos autores estimaron que las aves elefantes comprendían sobre unas 15 especies, sin embargo, actualmente solo se aceptan cuatro especies, que habitaron el sur de la isla de Madagascar y las tierras altas centrales. Es probable que debido a las dimensiones de la isla de Madagascar, los patrones de riqueza de las aves elefantes sean mayores, sin embargo, no se han realizado estudios exhaustivos en otras regiones de la isla africana para dar respuesta a dichas preguntas.

Los últimos registros no verificables de alguna de las especies de aves elefantes se remontan a la ocupación francesa de Madagascar en el siglo XVII. A pesar de esto, algunas especies pudieron desaparecer incluso antes, alrededor del siglo XII.

Las aves elefante presentan determinadas características comunes con aves como el Kiwi y el Tinamú y recientemente se dilucidó a través de análisis genéticos, que estas especies son los parientes vivos más cercanos a las aves elefantes.

¿Qué especies se encuentran dentro de este grupo de aves?

Los análisis morfométricos más recientes realizados sobre los huesos de estas grandes aves, han determinado la presencia de tres géneros en la isla de Madagascar. La más grande de estas especies se conoce actualmente como Vorombe titan, única representante de este género, la cual se caracterizaba por ser la más corpulenta de las aves elefantes, llegando a pesar en promedio 650 kilogramos y un máximo superior hasta los 850 kilogramos, esto último basándose en la estructura y medición de los fémures de estas aves.

Esta especie era considerablemente más alta que los avestruces modernos (2,5 metros) llegando a alcanzar alturas superiores a los 3 metros. Vorombe titan fue identificada a partir de los ejemplares más grandes que se incluían dentro de especies del género Aepyornis.

Por otro lado, se distinguen dos especies del género Aepyornis, A. hildebrandtia y A.maximus, las cuales constituyen taxones de mediano tamaño. Antes se consideraban las más robustas y grandes, hasta el descubrimiento y separación de Vorombe titan de A. maximus.

Por otro lado, también se reconoce una especie dentro del género Mullerornis, M. modestus que se caracteriza y reconoce rápidamente debido a que es la especie de menor talla entre las aves elefante.

Alimentación de las aves elefantes

La biología de estas aves recientemente extintas es poco conocida. A pesar de esto, se sabe que estas aves eran principalmente herbívoras de forma similar a los avestruces africanos. Algunas especies de plantas de Madagascar, muestran aún adaptaciones típicas para evitar el ramoneo de las aves elefantes. Cerca de 25 familias y 36 géneros de plantas muestran algunas adaptaciones como la presencia de tallos elásticos alargados con hojas pequeñas y muy espaciadas, lo que sugiere una larga historia coevolutiva entre las aves elefantes y la vegetación al sur de la isla. Las familias de plantas arbustivas más importantes en la dieta de estos animales pudieron ser Euphorbiaceae y Crassulaceae, que tienen una gran abundancia al sur de Madagascar.

Los ecosistemas por los que se desenvolvían estas aves se caracterizan por ser húmedos y con alta disponibilidad de plantas C3. Por otro lado, se han determinado numerosas especies de plantas leñosas que poseen métodos de defensa contra el ramoneo de estas aves de gran tamaño, que no están presentes en plantas relacionadas en el continente africano. Probablemente, las aves elefantes tomaban el alimento de forma similar a los avestruces actuales, lo cual consiste en tomar pequeñas partes de la vegetación y tirar hacia atrás con la cabeza para arrancarla y luego tragarla completa, ya que no poseen dientes ni facilidad de masticación.

Las características de los anillos de crecimiento de los huesos mayores en estas aves como el fémur, indican que existían períodos de crecimiento rápido y períodos de crecimiento más lentos, que se relacionan con la estacionalidad y la disponibilidad de recursos en sus hábitats. Por otro lado, las tasas de crecimiento fueron aparentemente más rápidas en ejemplares juveniles. Adicionalmente, es muy probable que las aves más grandes del mundo hayan sido importantes dispersoras de semillas y renovadoras del bosque a través del consumo de frutos, realizando un papel similar al de mamíferos como los lémures gigantes también extintos en Madagascar.

Características reproductivas

Como ya sabemos, son pocos los datos existentes sobre la biología de las aves elefantes. Sin embargo, muchos datos son rescatados a partir de la evidencia fósil.

Algunos huevos recolectados casi intactos muestran que estos poseían un volumen de entre 5,6 y 13 litros, longitudes en el rango de 26 y 40 cm y anchos entre 19 y 25 centímetros. El tamaño de los huevos era mayor en las especies más grandes.

Es muy probable que las aves elefante de mayor tamaño tuvieran una maduración sexual tardía, alcanzando la madurez sexual alrededor de los 10 años. Debido a esto, las actividades humanas como la recolección de huevos y la cacería de individuos adultos fueron determinantes en la desaparición de estas aves. Algunos análisis de huevos fosilizados con el embrión en estado de desarrollo, muestran que estas aves nacían notablemente más robustas que otras aves como los avestruces.

Papel ecológico de estas aves en Madagascar

Las aves elefante, junto con otros representantes de la megafauna de Madagascar, tenían un relevante rol en el modelado de los ecosistemas que ocupaban en esta isla.

Varias especies de aves elefante como M. modestus, Aepyornis maximus y Vorombe titan vivieron en simpatría al sur y suroeste de Madagascar y en las tierras altas centrales, según la evidencia proporcionada por los hallazgos fósiles y la datación con radiocarbono. Debido a las evidentes diferencias de tamaño entre estas especies de aves elefantes, probablemente convivieron explotando distintos recursos tróficos para evitar la competencia.

Por otro lado, las especies dentro del género Aepyornis probablemente ocuparon hábitats diferentes, debido al distanciamiento geográfico entre los hallazgos de ambas especies y a diferencias de elevación, lo que indica que ambos taxones se adaptaron a condiciones distintas y al consumo de diferentes recursos. En todo caso, estas aves fueron uno de los vertebrados terrestres de mayor tamaño de Madagascar por lo que su papel en la dispersión de semillas tuvo que ser importante para el mantenimiento de la vegetación en la isla.

Causas de la extinción de las aves elefantes

Entre las principales razones que se postulan sobre la extinción de estas aves, se encuentran las interacciones negativas con la especie humana y la disminución de la calidad de hábitat producto de la deforestación. Cuando los primeros humanos llegaron a Madagascar, aproximadamente unos 350 años A.C, comenzó indudablemente el empuje hacia la extinción de estas aves. Se supone que sus considerables huevos (los más grandes entre las aves conocidas hasta la actualidad) fueron recolectados por los propios humanos para alimentarse y usar las cáscaras como recipientes. Lo cual generó con el tiempo, teniendo en cuenta el incremento de la población humana, la sobreextracción de huevos que finalmente condujo a una disminución de las tasas de reclutamiento y la extinción de estas aves.

La cacería de las aves adultas también fue uno de los factores que influyó directamente en la desaparición de este conjunto de aves; existe evidencia de ello, debido a marcas encontradas en huesos fosilizados hechas por herramientas humanas. Adicionalmente la intervención de hábitats, para establecer animales de pastoreo y la introducción de mamíferos depredadores, terminó por complicar aún más la situación de estas aves, que contaban con pocos depredadores en la isla de Madagascar y no estaban adaptadas a la huida rápida e interacción con otros depredadores.

Referencias

  • Bond, W. J., & Silander, J. A. (2007).
  • Chinsamy, A., Angst, D., Canoville, A., & Göhlich, U. B. (2020).
  • Clarke, S. J., Miller, G. H., Fogel, M. L., Chivas, A. R., & Murray-Wallace, C. V. (2006).
  • Hansford, J. P., & Turvey, S. T. (2018).
  • Hansford, J. (2018).
  • Tovondrafale, T., Razakamanana, T., Hiroko, K., & Rasoamiaramanana, A. (2014).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.